Vida en calle

VIDA EN CALLE.
Intervención de apoyo - Apoyo psicosocial - Alta permanencia en calle:
Hoy día el término “niño de la calle” se entiende como una categoría construida socialmente que, en la práctica, no constituye una población homogénea, haciendo que el término en sí sea difícil de utilizar en la investigación, la formulación de políticas y el diseño de intervenciones. La terminología ha continuado su evolución para comenzar a reconocer a los niños, las niñas y los adolescentes como actores sociales cuyas vidas no se circunscriben únicamente a la calle. 

Alta permanencia en calle: El término se refiere a niños, niñas y adolescentes que permanecen en las calles durante gran parte del día pero que en la noche regresan a alguna forma de familia y de hogar.
Situación de vida en calle: Niños, niñas y adolescentes que habitan permanentemente en la calle, sin ninguna red familiar de apoyo.

Los niños, las niñas y los adolescentes con alta permanencia y en situación de vida en calle, han sido típicamente caracterizados como de sexo masculino, entre los 13 y los 14 años de edad, provenientes de barrios extremadamente pobres y con familias violentas o disfuncionales. Recurren a varios tipos de trabajos - transporte de carga, ventas callejeras, limpiando vidrios de vehículos, malabarismo, etc. – buscando ingresos esporádicos dentro del sector informal. Igualmente, es común encontrar consumo de sustancias psicoactivas e inicios tempranos en la actividad sexual, especialmente entre los niños y los adolescentes hombres en situación de vida en calle, quienes de manera  típica tienen menos contacto con sus familias y pasan mayor tiempo en la calle que aquellos niños, niñas y adolescentes con alta permanencia en calle.

Para la atención de esta problemática es importante reconocer que los niños que son percibidos como "víctimas" son más propensos a ser tratados como objetos pasivos (de la asistencia social) que, como sujetos de derechos, mientras que los niños vistos como "delincuentes" son más propensos a ser tratados con violencia y consecuentemente, a terminar inmersos dentro del sistema penal.

Lejos de disfrutar del derecho “a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social”, la niñez con alta permanencia en calle o en situación de calle sufre los efectos acumulativos de la pobreza, el hambre, la disolución de las familias, el aislamiento social y con frecuencia, la violencia y el abuso.
Tenemos presencia en la operación de la modalidad en:
Chocó: Quibdó.