FINALIZA CINEMA EMBERA

 

El pasado 6 de noviembre se llevó a cabo la premier del proyecto Cinema Embera en el Teatro Cuesta de Riosucio, dando fin al proyecto que se desarrolló desde abril de este año, que tuvo como objetivo principal salvaguardar y preservar las tradiciones del Resguardo Indígena “Nuestra Señora Candelaria de la Montaña” a través de la producción de cine comunitario. La proyección de los cortometrajes reunió a todos los participantes de las comunidades, al cabildo del Resguardo, entidades vinculadas y a los realizadores del proyecto.

El evento que tuvo altas expectativas, fue el reto final para concluir el trabajo realizado durante 8 meses en el territorio. La meta de 10 cortometrajes producidos por las comunidades: El Salado, La Esperanza, Las Estancias y Santa Inés, se cumplió superando el objetivo, pues se realizaron 11 cortometrajes, el último por iniciativa de los apicultores de la comunidad la cabaña con el apoyo en producción de los integrantes de la comunidad Las Estancias.

A lo largo del evento, se presentaron tres actos culturales, realizadas por participantes de las comunidades y del proyecto, con apoyo de las formadoras culturales. Mostrando una parte de lo que son sus tradiciones participaron: las mujeres del grupo de Las Estancias realizaron una danza en homenaje al sol, la vida y el pensamiento de su territorio; los estudiantes de la sede de primaria de la I.E Maria Fabiola Largo de Santa Inés cantaron la canción sobre su comunidad que compusieron con la formadora Ada Luz Ortiz, y finalmente la canción “Vibra Positiva” por parte de los estudiantes de Ciclo 4 de la misma Institución Educativa en la comunidad El Salado.

Eloisa Castillo Torres, coordinadora del proyecto, expresó: “La respuesta de las comunidades con los productos fue positiva, fue acorde y al nivel del trabajo que se hizo, la gente estaba muy contenta de poder llegar al teatro, para muchos de los participantes era la primera vez que estaban en la zona urbana de Riosucio y para una mayoría era la primera vez que entraban al Teatro Cuesta y que bueno que fue para ver algo que ellos mismo realizaron”.

También añadió que hubo un fortalecimiento en las capacidades blandas de los participantes, ya que afianzaron la confianza en sí mismos y en comunidad, la unión, la capacidad de liderazgo y sus habilidades comunicativas. Agregó que lo que ayudó a este logro, es que se mantuvo el mismo equipo de trabajo de inicio a fin del proyecto: “esto provocó que se creara un vínculo de confianza entre formadores y participantes y de esta manera poder potenciar sus capacidades”

El trabajo que realizaron los formadores es de resaltar: Al tener la disposición y entrega para realizar todo lo que la comunidad pretendía mostrar en los cortos, en algunas ocasiones: debieron hospedarse en las comunidades, llegar muy temprano, trabajar fines de semana, caminar hasta el sitio de grabación, entre otras que hicieron posible este proyecto.

Eloisa Castillo manifiesta que lo mejor de Cinema Embera fue: haber logrado enseñar y que la comunidad misma produjera, la emoción y gratitud que manifestaron los participantes al ver los cortos en pantalla gigante y la intervención de los adultos mayores y población infantil en el proyecto.

“Y lo más difícil fue: primero ganarnos la confianza de la comunidad, porque ellos han tenido experiencias donde muchas personas les prometen que van a hacer cosas con ellos y luego se van y no cumplen y lo otro fue sensibilizarnos también frente a las características de su forma de vivir a diario” aclaró.