Familias comprometidas en el proceso restaurativo de SRPA

En Armenia, Quindío, el Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes continúa asumiendo los retos en el plan metodológico para desarrollar las intervenciones psicosociales con jóvenes y adolescentes que hacen parte de las modalidades ejecutadas por el Centro de Desarrollo Comunitario Versalles en esta ciudad.

Las intervenciones se realizan desde las áreas de acompañamiento psicológico, desarrollo familiar y gestión social y pedagógica, en las que se han adoptado metodologías y se proponen estrategias que permiten garantizar el restablecimiento de derechos y una restauración social óptima en el desarrollo del proceso de cada joven.

La creatividad y la búsqueda de recursos para sostener la atención y disposición de los jóvenes y sus familias es uno de los principales desafíos de SRPA, afirma su coordinadora y psicóloga, Juliana Duque. Asumir estos retos, también ha llevado al equipo profesional a cosechar logros que se evidencian en la receptividad y respuesta positiva de los usuarios frente cambios que se han presentado por el aislamiento social a causa de la pandemia por COVID-19. Además, “los jóvenes continúan adheridos al proceso pese al cese de la presencialidad y junto a ello, se evidencia una participación familiar que ha sido un avance fundamental para generar el restablecimiento de los vínculos con los jóvenes y está red primaria”.

Dentro de las experiencias positivas durante la atención a distancia, se destaca la construcción de espacios conjuntos de compartir entre adolescentes y sus familias, lo que les ha brindado una oportunidad para restaurar los lazos afectivos y tener más disposición para la unión familiar y social, que se había desestimado por la cotidianidad anterior que tuvo que transformarse ante las condiciones de la cuarentena.

Desde el acompañamiento interdisciplinar que hace la modalidad con llamadas, guías de trabajo y actividades virtuales se ha logrado que jóvenes y adolescentes sostengan una estabilidad emocional durante esta situación y que mantengan su compromiso con el proceso adaptándose a los cambios que se han presentado en la forma de atención.

La dinámica de estos meses también ha impulsado la creatividad de los profesionales de SRPA, pues han saben que requieren de más herramientas, estrategias pedagógicas y prácticas que complementen el diálogo durante las intervenciones. Este es un que es fundamental sostener cuando se retome la atención presencial. Así mismo, se evidenció que el trabajo en conjunto con los jóvenes y en paralelo con sus familias tiene un impacto mayor en el alcance de los objetivos del proceso, y por ello, se debe continuar implementando como una estrategia que fomenta el bienestar integral.

El acompañamiento familiar es fundamental para el proceso de jóvenes y adolescentes que cumplen medidas de protección en el Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, por ese motivolas actividades son pensadas desde el desarrollo de las habilidades individuales que contribuyan al desarrollo y tejido familiar. De esta manera, se identifican los roles y se puede fortalecer la responsabilidad como ser humano en la sociedad.