En Salamina la creatividad articula la intervención psicosocial

 

En la Unidad Aplicativa del municipio de Salamina de la modalidad Intervención de Apoyo – Apoyo Psicosocial se desarrollan estrategias pedagógicas que permiten el desarrollo de los proyectos de vida de niñas, niños, adolescentes y sus familias. La clave está en la empatía con las situaciones de cada beneficiario y los objetivos trazados en su proceso.

Las metodologías de atención durante el aislamiento social adoptado en el mes de marzo se enfocan en tener una comunicación constante con las familias y en recalcar las prácticas de autocuidado. Claudia Sánchez Gallego, profesional de área encargada de esta unidad comenta que cada día tiene comunicación con las familias e identifica su estado físico y emocional para empezar a trabajar desde allí.

Desde el cronograma de actividades “se brindan herramientas de trabajo en casa; hábitos de estudio, pautas de crianza y otras actividades de manualidades que involucran materiales reciclables, que además, potencian la creatividad y le permite a los beneficiarios desarrollar sus habilidades y aprovechar los recursos que tienen alrededor”. Dentro de ese cronograma, las profesionales del equipo interdisciplinar realizan sus intervenciones con llamadas y comunicación virtual en las que implementan la comunicación a través de juegos de roles y ejercicios de noticias familiares diarias para que los beneficiarios puedan expresarse en su día a día de una manera creativa sin caer en la monotonía, afirma la profesional.

La lectura también ha sido una dinámica de gran alcance, pues se han recuperado cuentos infantiles y juveniles tradicionales como “Los tres cerditos”, “Peter pan”, “Blancanieves y los siete enanitos”, entre otras fábulas con los que niñas, niños y adolescentes hacen un viaje en el tiempo que les genera emociones de recuerdos positivos y los motiva a hablar, a desarrollar las actividades propuestas y compartir con sus familias.

El desarrollo de estas estrategias ha traído una serie de logros en el trabajo de la unidad de Salamina, pues las familias beneficiarias son cada vez más receptivas con el trabajo en equipo del núcleo familiar, identifican sus roles, se empoderan de la maternidad, paternidad y el rol de hijos e hijas y de esta manera, logran fortalecer sus relaciones interfamiliares. Asimismo, los beneficiarios logran adecuar sus espacios y sus rutinas diarias para la educación, el compartir y fortalecer sus habilidades en el manejo de las nuevas tecnologías, que son claves para la comunicación con la modalidad.  

A pesar de tener dificultades con la conexión digital y la señal telefónica se ha conseguido que se involucren en las actividades de una manera más abierta y en ese proceso tienen un aprendizaje en el manejo de los medios de comunicación personales, en especial con la población que habita en la zona rural del municipio.

Al mismo tiempo, la unidad de Salamina, realiza alianzas estratégicas con entidades públicas y privadas del municipio que aportan desde varios ejes, como explica Claudia Sánchez:

Con “Cultivarte en casa” donde se tienen estrategias en las dimensiones de promoción de lectura, ciencia y tecnología, cultura y educación financiera, desde la que se realizan retos sencillos y cortos que van alineados con los objetivos del proceso de cada uno de los participantes de la modalidad. En la parte lúdica está el grupo Manatí, una corporación del municipio que implementa la actividad física y con ellos se crean estrategias de ejercicio físico en casa, que se hacen llegar a los beneficiarios por medios virtuales.  

Y finalmente, se tiene una articulación con las instituciones educativas de Salamina y sus orientadores de los colegios y con las instituciones educativas urbanas y rurales de Salamina y sus orientadores, con quienes se hacen reportes bidireccionales y se hace seguimiento del proceso. Además, está la mesa PIA donde se reúnen psico orientadores, las comisarías de familia y la Policía de Infancia y Adolescencia y allí se