La pandemia no es impedimento para el acompañamiento a territorios étnicos

 

Territorios étnicos con bienestar (TEB), es una iniciativa del ICBF operado por el Centro de Desarrollo Comunitario Versalles, que comenzó el pasado 5 de agosto en el departamento de Risaralda, con 600 familias participando de este programa y convirtiéndose así en unos de los más grandes del país durante el 2020.

TEB es un programa de acompañamiento familiar para la promoción y prevención de la diversidad étnica colombiana, “ donde se fortalecen los procesos propios y se rescatan los mundos simbólicos de cada una de las etnias participantes, en este caso, grupos indígenas como, Embera Chamí, Embera Katío, Embera Karambá y Comunidad Afrodescendiente” . afirma John Madisson Cerón Lasso, coordinador psicosocial.

Además, busca el fortalecimiento de vínculos familiares y sociales para llegar a generar trabajo en equipo y aprendizajes colectivos sobre su cultura material e inmaterial, para generar un impacto a nivel de la comunidad y el país. La recuperación de la cultura y el fortalecimiento de lazos se hace por medio de actividades lúdico pedagógicas donde los participantes comparten experiencias y se van acercando al desarrollo de las dinámicas de vida familiar y roles sociales.

La pandemia por covid-19 no ha sido un obstáculo para el desarrollo de estas actividades, pero si ha marcado las diferencias sociales y logísticas que tienen los territorios étnicos, ya que estos se ven mayormente afectados en movilidad e ingreso a la comunidad, comenta Madisson Cerón.

Por otro lado se encuentra el cambio en la estrategia de desarrollo del trabajo. En la entrega de materiales y refrigerios, se han tenido que cambiar de acuerdo a los permisos que otorga cada comunidad y los encuentros en familia y el seguimiento al desarrollo de las actividades se han desplazado completamente a la modalidad virtual.

Este acompañamiento a territorios étnicos finaliza 30 de diciembre de 2020, con una duración de 4 meses y 25 días en el municipio de Pereira.